Etapa 6: Padrón – Santiago de Compostela

Comenzábamos el día activas, fue sonar el despertador y prepararnos enseguida. Los demás peregrinos durmieron un poco más. Nosotras queríamos aprovechar para desayunar en el albergue antes de empezar el camino y coger energías para emprender nuestra última etapa del Camino de Santiago.

El día anterior, habíamos comprado fruta, yogures y galletas. El albergue ponía el café, el té o el Cola Cao calentito.

Aun estando activas, nos tomamos nuestro tiempo para despertarnos del todo.

Durante el desayuno, la conversación que surgió fue la de cómo nos sentíamos. Nos encontrábamos en una situación complicada, habían sentimientos encontrados. Teníamos ganas de llegar a Santiago de Compostela pero sabíamos que ahí acabaría nuestra ruta y,  de alguna manera, nos entristecía.

Al abrir la puerta del albergue; “Winter is coming”. Hacia muchísimo viento y mucho frío esa madrugada, tocaba taparse algo más de lo habitual esos días. Parecíamos la compañía del “hobbit”.

Empezábamos a caminar con más silencio de lo habitual. Al darnos cuenta, todos nos reíamos mirándonos los unos a los otros. Esta vez, y más que nunca, parecía que el camino nos iba a hacer reflexionar.

Durante el camino, te vas animando cada vez que te cruzas con un grupo de peregrinos. La sensación de compartir todos un mismo objetivo, es preciosa.

La primera parada de esta ruta fue para desayunar, cuando llevábamos aproximadamente unos 12 km. El desayuno nos dio fuerzas para seguir adelante más despiertos. Volvemos a cantar y bailar.

Esta última etapa la tomamos con más calma, es decir, tardamos más de lo previsto en acabarla. En total, hicimos 3 paradas; para desayunar, tomar algo y reunirnos con todo el grupo justo cuando quedaban 3 kilómetros.

Estos últimos 3 kilómetros se hicieron eternos, por eso, psicológicamente, la parada que hicimos antes, nos fue bien para coger fuerzas y acabar la etapa y el final del camino todos juntos.

Para nuestra sorpresa, los mojones que indican el camino hasta Santiago de Compostela, estaban erróneos. Cuando nos indicaba el mojón que quedaban solo 5 kilómetros, empezamos a realizar la cuenta atrás, pero al llegar al siguiente, que nos debía señalar que quedaban cuatro, se añadieron dos más, es decir, que en realidad aún quedaban 7 kilómetros para acabar. Toda una decepción si te lo tomas por el lado negativo, nosotros, nos empezamos a reír, total solo eran dos kilómetros más cuando ya llevabas veinte.

En el último tramo de esta etapa, a partir de Ponte Vella, se da a elegir entre la variante tradicional o la variante de Conxo, que enlaza en la Porta Faixera.

Todo el grupo, unánimemente, movidos únicamente por el deseo de seguir disfrutando de la naturaleza y alargar nuestra aventura, nos decidíamos por la variante de Santa María de Conxo que nos lleva por la ribera del río Sar.

Llegamos a la Porta Faxeira, entrada de los peregrinos que utilizan el Camino Portugués. Nos invadía el nerviosismo, la alegría, la tristeza, porque el bullicio de la rúa do Franco nos indicaba que nuestra meta estaba ya muy próxima. Y por toda esa calle llena de bares, entrábamos cantando como locos la canción de: “Hey chipirón, todos los días sale el sol chipirón,…”. Estábamos eufóricos.

Finalmente, llegábamos a la Praza do Obradoiro, y como marca la tradición, no hay que mirar hacia la catedral hasta no estar en el centro de la plaza. Desde lejos se nos podía haber observado chocándonos con todo aquel que se cruzaba por nuestro camino, por el simple hecho de mirar hacia el suelo.

Una vez en el centro, hicimos la cuenta atrás; una, dos y tres… Miramos a la catedral gritando con ímpetu y felicitándonos unos con otros. Lo habíamos conseguido.

Después de nuestra foto triunfal por haber llegado al final del camino, nos estiramos en medio de la plaza para seguir contemplando un poco más la Catedral y ver a los demás peregrinos como iban llegando.

Posteriormente, fuimos al Centro Internacional de Acogida de Peregrinos, para poder obtener nuestra “Compostela” (constituye un certificado que se expide como reconocimiento de la Iglesia por haber peregrinado hasta Santiago en señal de devoción al Apóstol Santiago). Para adquirir la “Compostela” debes llevar la Credencial sellada, mínimo dos veces por etapa, y haber recorrido al menos los 100 últimos kilómetros del Camino de Santiago.

El nuevo Centro Internacional de Acogida de Peregrinos, esta situado en la calle Carretas, número 33, cerca de la plaza del Obradoiro.

Habíamos escuchado historias de otros peregrinos diciendo que estas horas y horas para obtener la compostela, pero ese día tuvimos suerte, no había cola. Además, después de entregar todas las credenciales, nos dijeron que por la tarde tendríamos nuestras compostelas listas para recoger. Así sucedió.

Casi era la hora de comer, pero antes fuimos en busca de nuestro último alojamiento. Teníamos la posibilidad de ir a diferentes albergues que están muy bien de precio para estar en el centro, pero nos decidimos por el Hotel Pazos Alba, para poder descansar y no tener la necesidad de irnos pronto.

Una vez todos teníamos alojamiento y habíamos dejado las mochilas a buen recaudo, nos fuimos a deleitarnos con la comida de Galicia, ya descansaríamos después. ¡Pulpo para todos!

Esa noche disfrutamos del ambiente nocturno de Santiago de Compostela y bailamos casi hasta el amanecer.

Al día siguiente, aprovechamos para seguir haciendo turismo y hacer alguna que otra compra de souvenirs. Además, entramos a la catedral, abrazamos al “Santi” y nos quedamos observando la misa al peregrino.

Obviamente, no podíamos irnos al aeropuerto sin apurar los últimos minutos, no podía faltar comer la mejor tarta de santiago.

Siempre hemos pensado que exprimimos el camino al máximo, disfrutando de las grandes y pequeñas cosas, compartiendo momentos con personas extraordinarias y viviendo la magia del camino. ¡Buen Camino!

Tú puedes elegir una ruta, otros elegirán una rutina, intenta elegir sabiamente. Vive tu sueño y no sueñes tu vida.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
¡No te lo pierdas!

¡Suscríbete a nuestro blog!

Y recibe descuentos he información útil para tu próximo viaje.

On Key

Related Posts

Etapa 3: Redondela – Pontevedra

Los peregrinos nos pusimos de acuerdo esa mañana, las diferentes alarmas iban sonando, era difícil dormirse. A las 7:30 a.m. empezaba nuestra tercera etapa esta

¡No te lo pierdas!

¡Suscríbete a nuestro blog!

Y recibe descuentos he información útil para tu próximo viaje.